IES Peñacastillo, Un diamante poco reconocido

Siguiendo mi ruta por las escuelas de cocina de Cantabria, hoy he hecho parada, acompañado por una maestra de la cocina y buena amiga, Fran, a su vez profe del centro, junto con un grupo de amantes de la buena cocina y también amigos, en la Escuela de Cocina del IES Peñacastillo.

Cada vez que voy por allí, disfruto del buen trato y trabajo de sus alumnos y profesores. Son como una orquesta filarmónica que suena como un todo gracias a la batuta que lleva el gran director de orquesta (sus maestros).

Antes de entrar al menú que disfrutamos, quiero recordar esos panes, esos roscos, bizcochos, que elaboran con pasión y esmero gracias al trabajo de los aprendices y futuros panaderos y pasteleros, siempre con los buenos consejos y enseñanzas que les da Eloy,

Tampoco me quiero olvidar de la pastelería, mi otro gran vicio, que es una obra de arte cada plato que preparan y un placer para la vista y los sentidos. Te sorprenden cada vez que vas con sabores, texturas, formas, productos… Me alegran el día siempre que tengo la suerte de probar sus exquisiteces.

Y pido perdón por no mencionar a todos los profesores que cada día hacen que sus alumnos, amen su profesión y trabajen con gran pasión cada plato que hacen, pero por desgracia mi capacidad memorística de los nombres no es una virtud en mí.

También, creo que se merecen una mención, a los demás alumnos de grado medio de cocina, de sala, los de grado superior de dirección de cocina, los de formación básica, que hacen que disfrutemos de la cocina y la comida, gracias a su trabajo y dedicación, con la buena mano de sus profesores.

Y tras resaltar lo importante que son las personas que forman la Escuela de Hostelería, vamos al menú que degustamos, en esta ocasión tuvimos para escoger entre dos primeros y dos segundos, y un aperitivo.

El aperitivo redondo, esa explosión de sabor del huevo Benedictine, que gran aportación a la cocina hizo, la resaca del huésped, Lemuel Benedict, y la mano del cocinero del hotel Waldorf Astoria

Yo como soy de comer me fui por el guiso de alubias y jabalí, sólo puedo decir que estaban para untar el plato, suaves, cremosas, el jabalí estofado aparte, tierno con una cebolla caramelizada que te hacía saltar del asiento, en cada cucharada.

Y después, como aun había hambre me dije, a por el cordero, con su toque exótico, el curry de la india y cuscús del Magreb, un sabor potente como debe ser, suavizado con el cuscús y acompañado con la mahonesa de estragón que le refrescaba y potenciaba un gran plato, para dejarlo bien limpio.

De los otros dos platos la sopa de pescado y la merluza a la romana, mis compañeros comensales solo dijeron elogios, sólo después de comer cada plato, mientras tanto el ritual del silencio, que es lo mejor para impregnarse de cada matiz y sentido que generaba.

Y ya para el poste, que mejor que un dulce donde el chocolate sea el protagonista, el Pastel Ópera, de origen Francés, lo único que puedo decir que si me hubieran dejado me habría comido varias operas más sin dormirme.

Y por si no habíamos comido mucho, llega la cuadratura del círculo, una tabla de quesos, preparada por unos grandes metres, donde la presentación y la elección, que hizo confirmar el refrán que lo que bien empieza bien acaba.

Y para concluir, dar las gracias otra vez, a los responsables de esta gran velada, los alumnos, los profes, al personal de servicio, que luego limpian y dejan todo listo para otro día más, donde la formación y el futuro está presenten entre libros y fogones.

Recomiendo que al menos una vez, vayáis a comer a una escuela de hostelería, saldréis aprendiendo, a amar y querer la cocina y ver que tenemos una cantera de futuros cocineros, pasteleros, panaderos y camareros de quitarse el sobrero.

Quiero acabar con la frase que pude leer en la contraportada del menú.

«La experiencia es la maestra más exigente. Primero te pone a prueba y después te enseña la lección.»

Travis Bradberry

Mario Wünsch Martínez

Amante de la buena comida

Relación calidad-precio: 5 albarcas sobre 5

Dirección: Eduardo García, 0, 39011 Peñacastillo (Cantabria)

Comedor: Consultar día (Curso Académico)

Redes sociales: Facebook, @PenacastilloCF,

Teléfono: 942 34 06 51

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies