Mahler Chamber Orchestra en Festival Internacional de Santander

El Festival Internacional de Santander, decidió, hábilmente, abrir esta nueva edición,  con uno de los ejemplos más perfectos de cosmopolitismo y superación de las barreras identitarias la Mahler Chamber Orchestra (MCO). En los tiempos del Brexit (y otros arrebatos tribales), la MCO se ha erigido en un modelo de convivencia étnica y de colaboración solidaria en pos de un objetivo común. Esa armonía plurinacional alcanza un nivel extremo en esta orquesta, compuesta por 45 músicos fijos de 20 países, sobre todo europeos.

El concierto contó con un programa dedicado al primer romanticismo, al más puro, al más autentico, y tuvo como protagonistas a Beethoven, Mendelssohn y Chopin. El Concierto para piano número 1 de este último fue interpretado por el pianista surcoreano Seong-Jin Cho, «uno de los mejores solistas que hay en estos momentos», según Hrusa.

El director checo ha sabido encontrar en Seong-Jin Cho, a la persona adecuada para interpretar a Chopin, ya que pudo demostrar la mesura de haber encontrado el punto medio entre la libertad de un genio y la restricción de la partitura de uno de los padres de este tipo de música. No hay que olvidar, el riego que esto conlleva, ya que un abuso de libertad en la interpretación puede convertirse en un inconveniente y llegar a un choque frontal con la partitura.

 

Dada la calidad de la orquesta se han podido apreciar muchos matices que no son tan obvios, para el común de los aficionados, pero en esta ocasión mi clara predilección por Chopin, me llevo a ver el peso de la Mahler Chamber Orchestra, que en ocasiones fue mayor que el que suele ser en las piezas de Chopin, donde destaca más el piano, lo que convierte a la pieza en algo aun mas especial.

Los aplausos demostraron que la orquesta dejó en el publico una gran sensación, y humildemente para mí, puedo decir con certeza, que la Mahler Chamber Orchestra es un ensamble errante, que recorre el planeta como una tropa de élite armada de partituras e instrumentos y que demuestra en cada actuación que música hermana voluntades.

 

Texto: Marta Aguiar Docal – Girasol Armónico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies